Asperger

Para considerar a una persona con Síndrome de Asperger se deben observar características en los siguientes cinco grupos de peculiaridades:

1. En la socialización. La persona puede  mantenerse aislada, u observar lo que hacen las demás sin interactuar con ellos o realizar solo actividades motoras con los niños. Busca relacionarse con los demás, sin embargo no sabe como hacerlo.

2. En la comunicación.  Presenta un retraso en la adquisición del lenguaje (inició a los 3 años de edad aproximadamente). Toma la mano del adulto y lo lleva a lo que él quiere, sin mirarle ni hablarle, sin embargo llega a señalar. Repite lo que escucha, sobre todo los diálogos de películas que son de su interés. Se le dificulta hablar en primera persona. Utiliza frases que escucha en la televisión y las aplica en contexto. Usa palabras muy formales para su edad.  Posterior a los cinco años tiene lenguaje cómo cualquier persona y lo utiliza como medio de comunicación e interacción.

3. En el uso de los objetos.  Le llaman la atención partes de los juguetes (las ruedas de los carros). Hace hileras con los objetos. Puede utilizar los juguetes adecuadamente.

4. En los procesos de pensamiento. Se le dificulta entender las bromas y los dobles sentidos. Su comprensión del lenguaje se da de manera literal. Le llaman la atención temas específicos como los trenes, los dinosaurios, las banderas, etc.

5. En la integración sensorial. Le molestan los ruidos llegándose a tapar los oídos. No tolera el contacto de ciertas texturas (etiquetas de playeras, zapatos). No come de todo o es muy repetitivo en su alimentación. Corre de un lado a otro, sube y baja escaleras. Mueve las manos como aleteando.  Resiste el dolor más que otros niños. No duerme, duerme poco o se le dificulta conciliar el sueño.

Presenta torpeza motriz principalmente a nivel de coordinación motora gruesa.